En este momento estás viendo Mezcla para limpiar cristales

Mezcla para limpiar cristales

Tener en casa grandes ventanales permite que la luz fluya, disfrutar mejor el paisaje que se ve en ellos y que un espacio parezca más grande, siempre y cuando estén limpios.

Sin embargo, limpiar los cristales suele ser una tarea engorrosa, esto se debe a que a veces el resultado es efímero, porque llueve, los niños pegan su cara en el vidrio o es muy aburrido hacerlo.

Existe una mezcla para limpiar cristales que es muy efectiva y no deja marcas cuando se sequen, la cual se verá a continuación.

Las mejores mezclas para limpiar vidrios

Existen varios productos caseros que sirven como una mezcla para limpiar cristales, los cuales son:

Vinagre

El vinagre es un elemento de gran utilidad para limpiar los cristales, pero hay que saberlo utilizar, porque después aparecerán manchas que serán muy difíciles de quitar. Para evitarlo, sigue estos pasos:

  1. Mezcla en partes iguales el agua y vinagre que hayas elegido en un recipiente.
  • Introduce la mezcla anterior en un envase con spray o difusor.
  • Agita el envase y riega la mezcla sobre los cristales.
  • Usa una goma limpiacristales o una bayeta de microfibra para poder limpiar la superficie. Hazlo siempre en la misma dirección para que no queden rastros.
  • Al terminar, agarra otra bayeta limpia, seca y pásala por toda la superficie para asegurarte que no se formarán manchas.
  • Para finalizar, mejor opta por la bayeta de microfibra, ya que limpia, seca y elimina toda la suciedad que se encuentra incrustada sin dejar rastros. También, ahorrarás tiempo porque no será necesario repasar los cristales al terminar.

Con vinagre y limón

El vinagre, como ya mencionamos, es de gran utilidad, y el zumo de limón ayuda a eliminar la suciedad y restos de grasa gracias al ácido cítrico.

Al combinar el ácido acético del vinagre y el ácido cítrico del limón el resultado será más potente y mejor.

Para beneficiarte de esta mezcla debes seguir estas indicaciones:

  1. Exprimir jugo de limón y colocarlo en un recipiente mezclado con agua templada y un chorro de vinagre.
  • Incorpora la mezcla en un pulverizador para aplicarlo con más facilidad. Pero, ten en cuenta que debe haber más cantidad de vinagre y agua que de limón.
  • Echa la mezcla sobre los cristales y extiendela por la superficie con una bayeta de microfibra. De esta forma, la suciedad se ablanda y se podrá quitar sin esfuerzo.
  • Por último, termina de limpiar los restos de suciedad de la superficie con una bayeta que esté limpia y seca. Si lo deseas, puedes mojar la bayeta con un poquito de agua para retirar la suciedad de los cristales.

Con vinagre y bicarbonato

Otra mezcla para limpiar cristales es el bicarbonato de sodio y el vinagre blanco, y seguir los pasos:

  1. Mezclar en un recipiente medio litro de agua, una cda de bicarbonato y 62 ml de vinagre.
  • Remueve la mezcla y aplícala en los cristales con ayuda de una esponja, frotando toda la superficie y con movimientos en la misma dirección para que no queden marcas.
  • Deja actuar por 5 minutos antes de retirarla de los cristales.
  • Para terminar, enjuaga los cristales con agua y una bayeta de microfibra para quitar la mezcla de vinagre y bicarbonato y toda la suciedad que está acumulada. Haz varias pasadas si lo consideras necesario, pero limpia y escurre la bayeta cada vez para que no salgan manchas. No olvides limpiar cristales con vinagre cuando no reciban los rayos del sol de forma directa.

Con amoniaco

Un producto famoso para dejar los vidrios sin marcas ni huellas es el líquido amoniacal o amoniaco líquido.

Además, es un producto muy económico que se logra adquirir en cualquier supermercado.

Para usar esta mezcla para limpiar cristales con amoniaco se debe diluir en agua, por cada litro de agua hay que verter 20 ml de amoniaco líquido.

Es aconsejable realizar esta limpieza con las puertas y ventanas abiertas, porque este detergente tiene un olor muy fuerte.

Para hacerlo de manera segura, sigue estas instrucciones:

  1. Pulveriza la mezcla de amoniaco y agua sobre el cristal.
  • Frota de arriba hacia abajo, con movimientos verticales y consistentes con una bayeta de microfibra o un trapo que no suelte pelusas.
  • Para secar los cristales, utiliza papel de cocina, un trapo seco y uno limpio, o papel de periódico.

Con alcohol de quemar

Al igual que el amoniaco, el alcohol de quemar resulta útil para limpiar los espejos y cristales, ya que ayudará a sacar brillo a cualquier vidrio y lo dejará impecable.

Solo debes disolver una parte de alcohol de quemar en 3 de agua y aplicarlo en el cristal, puedes ayudarte con un spray o aerosol para que sea más fácil.

También, será importante usar un paño que no suelte pelusa o papel de periódico.

Mezcla para limpiar cristales | Limpiezas Hera

Mezcla para limpiar cristales de coche

Una mezcla para limpiar cristales de coche es a base de agua y vinagre, o amoniaco y jabón quita grasa, es una excelente opción.

No obstante, si tienes lunas tintadas no debes utilizar estos componentes corrosivos porque deterioran el efecto.

Primero hay que quitar la tierra o el polvo que está acumulado en los cristales con una manguera con agua a presión.

Es recomendable aplicar la mezcla y dejarlo actuar por unos minutos sobre el cristal para que al momento de aclararlo la suciedad se elimine toda.

Asegúrate que, al momento de retirar el producto, no haya quedado ningún rastro de mancha o espuma.

En el caso que queden marcas de agua en la luna después de haber aclarado, es aconsejable usar papel de cocina absorbente o periódico y acabar de pulirlo.

Estos mismos productos logran ser aplicados en el interior del coche, excepto si tienes la luna laminada.

De ser así, deberás hacer la limpieza con cuidado y, sobre todo, no utilizar ningún producto o utensilio que lo dañe.

Si durante el proceso notas que los cristales tienen alguna grieta o están en malas condiciones, lo mejor será acudir a un taller para que lo cambien o lo reparen.

En conclusión, mantener limpios los grandes ventanales de una casa puede ser una tarea engorrosa, pero existen diversas mezclas caseras eficientes para facilitar esta labor. El vinagre, combinado con agua, limón o bicarbonato, así como el amoniaco y el alcohol de quemar, son opciones efectivas y económicas para limpiar los cristales, dejándolos sin marcas ni huellas. Es esencial seguir los pasos adecuados y tomar precauciones, especialmente en el caso de los cristales de coche y lunas tintadas o laminadas. Si los cristales presentan grietas o deterioro, es recomendable acudir a un profesional para su reparación o reemplazo. Si quieres saber más cosas a cerca de nuestra empresa y de trucos de limpieza pincha en este enlace.

Deja una respuesta